El Mar Menor pierde 18 cm de profundidad en 8 años por la entrada masiva de arrastres de suelo agrícola

Un estudio batimétrico mediante satélites espaciales de alta resolución evidencia esta grave amenaza para el futuro de la laguna

mar_menor_sentinel_13_09_19
Fotografía satelital del Mar Menor durante la “gota fría” de septiembre de 2009. Nótese la gran cantidad de sedimentos arrastrados. Foto: Sentinel/Datadista

En el riquísimo refranero popular español, nunca falta una frase adecuada para cada situación -por dramática que esta sea-. En el caso del Mar Menor se puede recurrir a una de las más famosas: “a perro flaco, todo son pulgas”. Y es que, aunque haya saltado a la opinión pública por su gravísima eutrofización (‘sopa verde’ y posterior mortandad masiva de peces), existen muchas otras amenazas que no se deberían pasar por alto -por ejemplo el previsible anegamiento de la Manga por subida del nivel del mar, y consecuente conversión en una mera bahía mediterránea-.

En los últimos días las nuevas imágenes de proliferación masiva de algas están copando la atención mediática, pero mucho ojo a uno de los últimos estudios científicos que -de momento- ha pasado desapercibido: Manuel Erena et al. han publicado hoy un complejo estudio batimétrico del Mar Menor combinando varias técnicas (incluyendo el uso de drones en las golas) pero basado fundamentalmente en datos satelitales de alta resolución. La conclusión es demoledora: la laguna se ha colmatado en 18 cm de media entre 2008/09 y 2016/17, a causa de la entrada masiva de sedimentos, lo que podría suponer la práctica desaparición de este espacio en unas pocas décadas.

MarMenor-profundidad
Evolución de la batimetría del Mar Menor. Fuente: Manuel Erena et al.

El motivo por el que entran tantos sedimentos también queda recogido en el citado estudio: “los usos del suelo del área costera han sufrido una transformación significativa durante la última década, contribuyendo a la aceleración de estos procesos de transporte [de material erosionado] y, en consecuencia, el fondo de la laguna ha experimentado una creciente acumulación de sedimentos”.

Estos cambios de uso del suelo también son en gran medida responsables de las severas inundaciones que están sufriendo los municipios ribereños, particularmente Los Alcázares. Un ejemplo de cambio lo denunciamos hace pocos días en nuestras redes sociales, con una fotografía tomada en la finca Peysa, en Sucina, que nos suministró un informante que ha preferido guardar el anonimato:

SucinaCanalDrenaje
Canal de drenaje en la finca Peysa (Sucina), con cultivos instalados en máxima pendiente para drenar la máxima cantidad de agua. Foto: Informante anónimo

El canal de drenaje es un ejemplo de tantos, que viola claramente lo establecido en el artículo 47 de la Ley de Aguas. Y no se trata de parte del Dominio Público Hidráulico (no había ninguna rambla) sino de una transformación relativamente reciente, producida -según comprobamos en ortofotografías- entre los años 2012 y 2016. Porque, al parecer, solamente les gusta el agua ‘de tubería’… ¡no la que cae del cielo!

Todavía es pronto para juzgar cuándo desaparecerá el Mar Menor (convirtiéndose en una gran extensión de terreno empantanado, y finalmente en una explanada cultivable), pues además de lo corta que es la serie histórica del estudio -coincidiendo con algunos episodios de fuertes lluvias torrenciales- también actúa la subsidencia del terreno. Pero extrapolando linealmente sería en la década de 2050, de no revertirse la tendencia. Proceso que recuerda peligrosamente al desastre de la bahía de Portman.

Más allá de las incertidumbres, indudablemente hay una muy seria amenaza a la laguna, pues el fango también sepulta a infinidad de organismos, arrastra grandes cantidades de fertilizantes y de momento llega a un ritmo muy superior al que se produce la subsidencia (del orden de milímetros al año).

Cualquier plan para salvar al Mar Menor pasa irremediablemente no sólo por frenar la llegada de agua contaminada del acuífero (como se persigue con el “Plan de Vertido Cero”, pretendiendo usar los caudales para ampliar el regadío), sino que debe atajar completamente estos elevadísimos arrastres de suelo agrícola erosionado. Revirtiendo las transformaciones en el drenaje que las grandes empresas agrícolas han acometido, recuperando la vegetación natural y los cultivos arbóreos, implantando cultivos de cobertura que protejan el suelo, etc. Algunas de estas medidas ya las apuntó el ingeniero agrícola Francisco Ruíz en una entrevista recogida por MarMenorCoastal.blog.

Lamentablemente, desde la patronal agraria FECOAM ya han comenzado una campaña de amenazas y chantaje a los partidos políticos para evitar que el Decreto Ley de protección del Mar Menor. También campañas de publicidad y blanqueamiento como esta:

MarMenor-culpables
Valla publicitaria en la ciudad de Murcia. Fuente: Grupo de Facebook “Salvemos el Mar Menor”

Y es que los principales responsables de este desaguisado no están dispuestos a ceder un palmo de su cuota de poder. Tal vez hasta consideren atractivo poder cultivar en un futuro lejano esa extensión ganada al mar.

Pero en cualquier caso corresponde a la sociedad murciana juzgar estos planes y, en su caso, desahuciar del poder a quienes han permitido que lleguemos a estos extremos. Mientras tanto, nosotros seguiremos luchando por defender la aguas de nuestra Sierra frente a esos mismos predadores. ¿Te apuntas?


PD: Si crees que esta noticia debe difundirse a los cuatro vientos, ayúdanos promoviendo el artículo en Meneame.net (pinchar “menéalo” arriba a la izquierda)


Comenta. Comparte. ¿Te gusta?

2 thoughts on “El Mar Menor pierde 18 cm de profundidad en 8 años por la entrada masiva de arrastres de suelo agrícola

  1. En cuanto a la batimetría, también se habrían obtenido buenos resultados de alta resolución con las imágenes de satélite de World View 2:
    https://www.corrientesderesaca.com/casos-pr%C3%A1cticos/batimetr%C3%ADa-de-punta-cana-mediante-sat%C3%A9lite-de-alta-resoluci%C3%B3n

    Y en cuanto a la la PREVENCIÓN de la colmatación reduciendo/evitando la entrada de sedimentos y aguas contaminadas con abundantes fertilizantes agrícolas en el Mar Menor, existen herbáceas de raíces profundas (hay unas cuantas que harían muy buen papel!) que convenientemente plantadas en los taludes y canales de drenaje, retienen todos esos sedimentos contaminados y restauran las aguas con excesos de fertilizantes por FITORREMEDIACIÓN!!!
    BENEFICIARIOS:
    – Los agricultores. Las aguas y los fertilizantes permanecen donde deben estar: En los campos de cultivo!
    – Los pescadores. Reducción/Prevención de la explosión de algas y eutrofización del Mar Menor: Más fauna marina
    – Los turistas (por razones obvias)
    – Los parados. La metodología para plantación de las herbáceas requiere formación y precisa mano de obra especializada.
    Etc. etc.
    ¿Se puede pedir más?
    información adicional, casos prácticos, etc.: info@greenresults.eu
    Encantados de colaborar con personas, instituciones genuinamente interesadas en buscar soluciones

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s