Expoliados, en solo 12 meses, 3,7 años de ‘excedente’: balance de los pozos de sequía de Hellín (2017-2018)

La sobreexplotación durante el presente ciclo de “sequía” ha sido notablemente más suave que durante la de 2005-2010

Pozo-CHS-Agra
El pozo de sequía ‘Agra’, vertiendo a la rambla en el paraje de los Mochuelos.

Pasadas ya dos semanas desde el anuncio de la paralización de los pozos de sequía –al menos hasta 2019-, ha llegado el momento de hacer balance del impacto que sus bombeos han tenido sobre el acuífero Mingogil-Villarones.

Si nos atenemos a las cifras facilitadas en dicho anuncio –que el bombeo acumulado ha sido de 9,45 hm³– y al balance hídrico de dicho acuífero en el Plan Hidrológico vigente –‘excedente’ de 2,58 hm³/año- podemos observar que  la sobreexplotación de la denominada Batería Estratégica de Sondeos equivale a 3,7 años de dichos ‘excedentes’. Simplificando mucho, esto significaría que en condiciones normales (y sin incumplir la demanda medioambiental de las salidas al río Mundo) la recuperación plena no se producirá hasta finales de 2021.

Esta cifra, relativamente modesta y hasta podría decirse que tolerable, contrasta marcadamente con la experiencia del ciclo de sequía anterior (entre los años 2005 y 2010) en el que los bombeos acumulados en 5 años hidrológicos fueron de 102,07 hm³ y consumieron los ‘excedentes’ de 39,6 años, pues no solamente funcionaba la Batería Estratégica de Sondeos de la CHS a plena capacidad, sino que entraron en funcionamiento también los pozos de sequía privados de los regantes del Trasvase que ahora pretenden reabrir.

BombeosMingogilVillarones
A pesar de que el actual ciclo de “sequía” se inició en mayo de 2015, la puesta en marcha de los pozos de sequía de Hellín se demoró hasta finales de 2017 y el ritmo de bombeo ha sido muy inferior. Fuente: Elaboración propia a partir de datos de Estudio hidrogeológico de pozos privados SCRATS.
Inutilidad del precintado en 2017

Una de las principales polémicas surgidas entorno a los pozos de sequía de Hellín se produjo el pasado otoño a raíz del precintado de parte de los mismos (los que funcionaban con grupos electrógenos) por el elevado riesgo de incendio, prolongándose la temporada hasta finales de octubre por la relativa sequedad ambiental.

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha no tardó en apuntarse el tanto, si bien por motivos que desconocemos no procedió a volverlos a precintar a la primavera siguiente con la nueva campaña de incendios.

Precisamente por la brevedad del precintado, y al afectar únicamente a parte de los pozos, los efectos fueron más simbólicos que reales: la CHS tenía margen suficiente para compensar la pérdida coyuntural de caudales incrementando bombeos en otros pozos y el resto de meses, hecho que se reconoce en la misma nota de prensa de la Junta. Como consecuencia también procedió a iniciar los trámites para conectar a la red eléctrica el pozo de Mingogil, produciéndose las consecuentes expropiaciones de terrenos.

La amenaza del vaciado del Tajo

La noticia del cese temporal de bombeos en los pozos de Hellín ha sido recibida con gran satisfacción en toda la provincia de Albacete, y la Junta no ha dudado en presentarlo como una gran victoria –aunque la verdadera causa sea que la Mancomunidad de Canales del Taibilla no haya solicitado estos caudales, algo completamente ajeno a las gestiones del Gobierno de CLM-. Sin embargo, esta situación solamente persistirá en tanto las lluvias en la cabecera del Tajo sean intensas y se encuentren ampliamente por encima de la media. Basta que las precipitaciones vuelvan a una situación “normal”, para que la sobreexplotación del Trasvase Tajo-Segura lleve de nuevo a niveles de “emergencia” en Entrepeñas y Buendía y la Batería Estratégica de Sondeos vuelva a ponerse en marcha.

SistemaTrasvase
A pesar de las intensas lluvias, el índice de estado del Sistema Trasvase pasó de nuevo a “alerta” en el mes de octubre.

La evolución del índice de estado del Sistema Trasvase en los últimos meses ya apunta en la dirección de recursos menguantes –y eso teniendo un verano insólitamente húmedo-, y el Gobierno sigue aprobando sistemáticamente el trasvase máximo que permite el Memorándum del Tajo.

Únicamente la promesa de un “redimensionado” del Trasvase, que reduzca drásticamente las aportaciones al Segura desde el Tajo y a cambio haga el suministro más estable –hasta desengancharnos completamente- sería garantía suficiente de que no se volverán a poner en marcha los infaustos pozos de sequía.

Comenta. Comparte. ¿Te gusta?
Advertisements

One thought on “Expoliados, en solo 12 meses, 3,7 años de ‘excedente’: balance de los pozos de sequía de Hellín (2017-2018)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s