El negocio de la sequía en el Segura: 59 millones de euros en ‘obras de emergencia’ y agua a mitad de precio

En lo que llevamos de siglo se han decretado situaciones de sequía en 8 de los 17 años transcurridos

Conexion-Aguilas-Guadelentin
La conexión entre la desaladora de Águilas y el río Guadalentín ha sido una de las grandes obras hidráulicas del pasado ciclo de sequía. Foto: Hidroblog.com

A lo largo de los mensajes de este blog hemos denunciado en repetidas ocasiones que el Plan Especial de Sequía del Segura está diseñado expresamente con el fin de vaciar los embalses lo más rápidamente posible y pasar entonces a sobreexplotar los recursos subterráneos de la cabecera –los únicos que hasta el momento habían permanecido intactos-, aun a pesar de que eso comprometa muy seriamente el caudal circulante por el río en el futuro.

Cualquier persona un poco cabal verá en esta política un cortoplacismo absolutamente irresponsable, y se preguntará por qué motivos iba a actuar así un organismo público y por qué no se iban a oponer los regantes –que a la postre acabarán siendo los damnificados cuando ya no quede “agua para nadie”-.

Subsistema-Trasvase-escasez
El Subsistema Trasvase es el que marca habitualmente la declaración de escenarios de “sequía” (por debajo de la línea naranja) en la cuenca del Segura. Como puede observase, tiende a encontrarse más tiempo en esa situación que en “normalidad” (por encima de la línea amarilla). Fuente: Confederación Hidrográfica del Segura

Si nos habéis seguido con asiduidad, tal vez ya sepáis la respuesta. Pero la traeremos a colación una vez más.

En primer lugar, cabe destacar que la Confederación Hidrográfica del Segura ha escondido estas decisiones de gran calado y trascendencia política bajo una fórmula matemática, cuya comprensión e implicaciones obviamente están fuera del alcance del agricultor tradicional. Solamente las grandes empresas, los grandes agronegocios, están en disposición de contar con personal capacitado para desentrañarlas. Y estas empresas operan más impulsadas por obtener unos buenos resultados anuales que por la sostenibilidad a largo plazo: al fin y al cabo el gran capital es libre de huir a otros territorios en cualquier momento, donde seguirá esquilmando los recursos.

CalculoIndiceEstado

Esto nos lleva al segundo punto. Y es que a estas empresas no solo les interesa el poder tener agua –independientemente de su extracción es sostenible o no, y que en escenarios de sequía por las medidas de “flexibilización” fluye inexorablemente de quienes hacen un uso prudente a quienes derrochan (como denuncian los regantes tradicionales)-, sino que le interesa ante todo que el agua sea barata. Dado que por la sobreexplotación cada vez cuesta más obtenerla, y hacen falta infraestructuras de coste creciente, estas empresas presionan a los poderes públicos para obtener fuertes subvenciones en la tarifa; y qué mejor excusa que la sequía para conseguir que la Confederación perdone el pago de los cánones por la explotación y amortización de las obras hidráulicas.

En efecto, podemos comprobar en el BOE cómo sistemáticamente se aprueban tales exenciones (cargando los costes al bolsillo del contribuyente), al tiempo que se activan los “bancos del agua” que permiten la venta de esa agua subvencionada a un precio muy superior (“de mercado”) generando notables plusvalías.

En la auditoría de la Confederación Hidrográfica que hace el Tribunal de Cuentas también se remarca claramente este hecho -abaratando el agua hasta un precio a la mitad del habitual en abastecimiento urbano-, y de cómo su uso sistemático pone en jaque la viabilidad financiera del Organismo de cuenca.

Estabilidad-financiera-CHS
Extracto del Informe de Auditoría de las cuentas anuales de la CHS, 2016

Un agua excesivamente barata (fuertemente subvencionada, y desde luego sin contar el coste de oportunidad) tiene otro efecto perverso: al generar tantos beneficios “caídos del cielo”, ocasiona un fuerte contraste entre el precio de la tierra de secano y el precio de la tierra en regadío. Contraste que pone en marcha la maquinaria recalificadora, de individuos y empresas especializados en lograr la tan ansiada transformación de secano a regadío, y en consecuencia el permanente aumento de la superficie regable –que a su vez favorece la declaración de “sequías”-. Un beneficio grande y a corto plazo que no solo agota las aguas, sino con un impacto enorme sobre paisajes de gran valor ambiental y cultural: roturaciones, desmontes, balsas de riego y tuberías que involucran el uso masivo de maquinaria pesada.

El círculo se cierra con esa misma maquinaria pesada al servicio de obras hidráulicas impulsadas por la propia Administración. Lo hemos denunciado por activa y por pasiva en este blog: la declaración de “sequía” permite al presidente de turno de la Confederación Hidrográfica aprobar obras hidráulicas por el procedimiento “de emergencia”, que permite su contratación directa (“a dedo”) y con garantías ambientales y administrativas mucho menores que para una obra normal. Terreno abonado para “mordidas”.

Para poner cifras a esto último, hemos recopilado los datos de los últimos 3 años de presunta “sequía” en el Segura, con un resultado francamente preocupante: 59,3 millones de euros en varias actuaciones, incluyendo unas conexiones de las desaladoras con los canales del post-trasvase que no habían sido incluidas en el Plan de cuenca ni ejecutados por la vía ordinaria, precisamente por oposición de los regantes del SCRATS -que ahora son beneficiarios de un agua desalada fuertemente subvencionada-.

ImporteObrasEmergenciaCHS
Fuente: Elaboración propia a partir de datos del borrador de Plan Especial de Sequía y de nota de prensa publicada por la CHS.

En resumidas cuentas, confluyen grandes y poderosos intereses para convertir la presunta “sequía” en una gran excusa para hacer negocio bajo el grito de “tonto el último”. Hasta que esos “últimos” en llegar –nuestros hijos y nietos, o incluso los más jóvenes de entre nosotros- se encuentren con un panorama desolador y sin futuro.

¿Y si empezamos a hacer algo al respecto?

Comenta. Comparte. ¿Te gusta?

Advertisements

8 thoughts on “El negocio de la sequía en el Segura: 59 millones de euros en ‘obras de emergencia’ y agua a mitad de precio

  1. […] Ya lo hemos explicado varias veces en este blog. Las declaraciones de sequía nada tienen que ver con la falta de lluvias. Se producen porque se desembalsa mucho más que las aportaciones medias, lo que lleva inevitablemente a embalses vacíos. Esto se hace con pleno conocimiento e intencionalidad (los gestores dominan las cifras a la perfección), porque hay un suculento incentivo económico para proceder de forma tan irresponsable. […]

    Like

  2. […] Claro que con el Ministerio de Transición Ecológica aprobando el máximo trasvase posible e intentando prorrogar otro año más el Decreto de Sequía, ya sabemos de antemano que poco importa lo que llueva: la decisión está tomada en altas instancias, y se retorcerán las leyes hasta donde tengan que retorcerse para que siga el gran negocio de la sequía en el Segura. […]

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s